BienestarMISIÓN BRONCE: CONSEJOS DE ALIMENTACIÓN

MISIÓN BRONCE: CONSEJOS DE ALIMENTACIÓN

En pleno verano y de vacaciones, es costumbre que la mayoría de la gente vaya a la playa o a la piscina, no solo para refrescarse y descansar, sino también para “conseguir un poco de color”.

El color bronceado u oscuro que tantos anhelan en esta época del año transmite un aspecto más saludable a nuestra piel, ya que tiende a disimular granos, imperfecciones faciales, ojeras, etc. Pero no todo el mundo tiene la misma capacidad para broncearse.

Además de las precauciones que debe tomar con la exposición solar y no descuidar una buena hidratación, ¡elegir los alimentos adecuados puede ser una ayuda que faltaba en la “misión bronce”!

El nutriente más importante, que se refleja en la elección de alimentos para mejorar su bronceado, es el betacaroteno. Este pigmento es transformado por nuestro organismo en vitamina A, que a su vez estimula la producción de melanina, que le da color a la piel y la protege de los efectos negativos de la exposición solar. Los alimentos anaranjados y rojos como zanahorias, naranjas, calabazas, tomates, papayas, mangos y pimientos son buenos ejemplos de alimentos ricos en betacaroteno. Por lo tanto, cuanto más fuerte y vibrante sea el color de la comida, más betacaroteno tiene.

Además de este nutriente esencial, que ayuda a estimular el color bronceado deseado, también podemos añadir otros alimentos ricos en vitamina C (kiwi, fresas, hortalizas de hoja verde oscuro), vitamina E y omega 3 (frutos secos y semillas), ya que estos nutrientes son muy importantes para mantener la salud general, así como para promover una mejor calidad de la piel.

Para que estos alimentos favorezcan el bronceado deseado, es fundamental consumirlos dos o tres veces al día. Este consumo debe comenzar días o semanas antes de la exposición solar. Los días en los que se produce esta exposición solar, y para prolongar tu bronceado, debes mantener este consumo en tu día a día, aunque ya no dediques tu tiempo a la exposición solar.

No se olvide que la hidratación es un punto esencial para una piel más radiante, más bella y bronceada. Esto se debe a que, con la exposición al sol y el calor que se siente, nuestro cuerpo tiene una mayor necesidad de líquidos. Por ello, aconsejamos un buen consumo de agua o té frío, así como la eliminación de bebidas alcohólicas y azucaradas.

Fuente: Dietmed.

top
X